LA HISTORIA DE LUCAS BARRÓN – “No existen límites para quién tiene una pasión.”

El rally más fuerte en el mundo contará por primera vez en su historia con un participante con síndrome de Down. Para Lucas Barrón no existen los límites y participará en la versión de este año de una de las carreras mas exigentes del mundo. 

A su lado estará su padre, Jacques, en el equipo que lleva su apellido: «Barrón x 2». Él no puede esperar más, su sueño está a punto de cumplirse. Ha nacido para el deporte. Lucas también ha practicado fútbol, natación, ciclismo y también surf, pero nada mejor que un buen motor con el que desafiar sus límites. Padre e hijo disputarán juntos como equipo la competición a lomos de un UTV (vehículo utilitario todoterreno).

“Desde pequeño me gustan los motores. Mi papá me enseño muchas cosas. Ahora voy a ayudarle a tener el motor perfecto, la ruta y los neumáticos.”

Raro es no ver a Lucas revisando en todo momento los engranajes de su coche, siempre preparado para ganar. Los Barrón están listísimos para la competencia, originarios de Perú, donde la prueba se desarrollará íntegramente por primera vez. Ambos ya participaron en los rallies Baja Inka y Desafío Inca el año pasado para prepararse para su gran día. Si había un lugar en el que estaban predestinados a correr, ese era su país. 

A él no le basta con participar. Lucas quiere dejar su nombre grabado en la tierra: 

Si quieres hacer algo especial, trabaja duro y llega a la meta”

La condición del joven nunca ha sido una limitación para hacer las cosas que más le gustan, no ha hecho caso a lo que el mundo dice sobre tener Síndrome de Down. Y por supuesto que desean con todas sus fuerzas llegar a la meta, pero ya ganaron uno de los más grandes trofeos que la vida les pudo demostrar: Enseñarnos que nada es imposible siempre y cuando uno se lo proponga.

– Karina Gochicoa

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.